sábado, noviembre 11, 2006

...el Norte Grande.

VISVIRI, zumbido de viento.

Capital de la comuna de General Lagos, está ubicada a 127 Km. de Putre, a 3 Km. del límite con Bolivia, a 12 Km. de la frontera con Perú y a 4.069 m de altitud. Los pasajeros que van a Bolivia llegan desde Arica en buses y taxis colectivos para tomar otros buses hacia La Paz, en la estación boliviana de Charaña, los miércoles y sábados por la mañana. Los mismos días se realiza una feria fantasma y puede cruzarse libremente a Bolivia, donde se vende en latas el cocoroco, licor boliviano de 93°.

Los domingos se hace la feria trifinio, más al norte, en la frontera trinacional. Reúne a la población aymará, la que llega a intercambiar productos. La fiesta más importante de Visviri es La Cruz de Mayo, entre el 2 y el 5 de mayo.

El Altiplano.


La Cordillera de los Andes forma un macizo imponente que se levanta junto a la depresión intermedia, en forma de un gran plano inclinado, alcanzando alturas entre los 5.000 y los 6.000 metros. La mayoría de estas alturas son volcanes.
Los materiales expulsados por estos volcanes rellenaron la superficie de la cordillera, formando las planicies que han dado a este sector el nombre de altiplano. El altiplano chileno participa de las mismas características que el resto de la gran meseta andina, que Chile comparte con los países vecinos.


El altiplano recibe precipitaciones tropicales y nieve en enero y febrero, en verano entonces aunque llamamos este fenómeno climático el "invierno boliviano". Aquí no es la aridez sino la altura la que limita y determina la vida: sólo la flora y fauna más fuertes y especializadas pueden sobrevivir a los caprichos de una vida por sobre los 3.500 metros. No obstante existe una gran diversidad biológica cuyas muestras más representativas están protegidas en los parques y monumentos nacionales como el parque nacional Lauca, Isluga y Salar de Surire.

Así, vasto y colorido, salpicado por lagos, pantanos ("bofedales"), salares y géiseres; coronado por volcanes de 6.000 metros, el altiplano es el eslabón que une a Chile con las culturas grandes de los Andes centrales. En la actualidad, el altiplano chileno es hogar de una sociedad tradicional de indios aymaras, que deambulan entre volcanes y bofedales pantanosos con sus llamas y alpacas domesticadas. Periódicamente se congregan para honrar a sus santos en fantasmagóricos "pueblos ceremoniales", blanqueados por la cal.

Grandes áreas de este singular paisaje están protegidas por un sistema de espectaculares parques nacionales, entre los cuales se encuentra Parque Nacional Lauca.
El Parque Nacional Lauca y el Lago Chungara
Vea los circuitos al PN Lauca...

El Parque Nacional Lauca, Reserva Mundial de la Biosfera, comprende la precordillera y el altiplano del extremo noreste de la región de Tarapacá. Unos de sus principales atractivos es el maravilloso Lago Chungara, uno de los más altos del mundo a 4.517 m de altitud, que se encuentra a los pies de los volcanes gemelos Payachatas y las lagunas Cotacotani.Su aproximación nos permite conocer lugares tan hermosos como el legendario pueblo de Parinacota, conocido por su antigua y hermosa iglesia, y parte del Parque Lauca.
Más información sobre el Parque Lauca...

El Salar de Surire
Vea los circuitos al Salar de Surire...
El Salar de Surire, por su extensa superficie, presenta una gran majestuosidad. Sus depósitos salinos le imprimen un intenso color blanco que lo hace contrastar fuertemente con el azul de sus lagunas de aguas. A esto se agrega la existencia permanente de numerosas poblaciones de 3 especies de flamencos de las 6 que existen en el mundo. Destacable es el hecho que el salar constituye un lugar de reproducción de flamencos así como de hábitat de un considerable número de otras especies silvestres.Su nombre proviene de la palabra "suri" o ñandú, especie de avestruz chilena que habita la zona y que podrá observar durante el trayecto.

El desierto de atacama.


El Desierto de Atacama es el desierto más árido del mundo, que se extiende por el norte de Chile. Se emplaza más o menos sobre el Trópico de Capricornio, al igual que el Desierto del Kalahari, o que el Gran Desierto de Australia.
Ayuda a incrementar la aridez, la existencia de la Cordillera de la Costa, que bloquea la humedad procedente de la
Corriente de Humboldt, que contornea la costa sudamericana desde la Antártida hasta el Ecuador. Es considerada la región más árida del planeta, puesto que se han registrado períodos de hasta 400 años sin lluvias, en algunas de sus regiones.

El desierto ha estado poblado desde los comienzos de la colonización americana por los indígenas, especialmente por tribus como los atacameños, mientras que en su litoral vivían los changos. Dominado por el Imperio Inca, fue denominado el "despoblado de Atacama" por los españoles.
Después de la Independencia, Bolivia ocupó la región más importante, incluyendo los valiosos depósitos de
salitre, que estuvieron en la génesis de la Guerra del Pacífico. Después de dicho conflicto, Chile recuperó la región.
(Fuente: Obtenido de
Wikipedia: El Desierto de Atacama)

¿Por qué es el desierto más seco del mundo?


La principal causa es un fenómeno climático global que en esta latitud crea desiertos en las costas occidentales de todos los continentes del Hemisferio Sur.
Grandes sistemas estables de alta presión - conocidos como Anticiclones del Pacífico - se mantienen junto a la costa, creando vientos alisios hacia el este que desplazan las tormentas.
Por otra parte la Corriente de Humboldt transporta agua fría desde la Antártica hacia el norte a lo largo de la costa chilena, la que enfría las brisas marítimas del oeste, reduce la evaporación y crea una inversión térmica (aire frío inmovilizado debajo de una capa de aire tibio), impidiendo la formación de nubes altas productoras de lluvias.


Toda la humedad creada progresivamente por estas brisas marítimas se condensa a lo largo de las escarpadas laderas de la Cordillera de la Costa que dan hacia el Pacífico, creando ecosistemas costeros altamente endémicos compuesto por cactus, suculentas y otros ejemplares de flora xerofítica.
El último factor que contribuye a la formación del desierto es la Cordillera de los Andes, que en el norte forma una planicie volcánica elevada y ancha conocida como
Altiplano. Pero así como en el sur la Cordillera de los Andes contribuye a capturar la humedad proveniente del Pacífico, en el norte el Altiplano impide la entrada a Chile de las tormentas cargadas de humedad provenientes de la Cuenca Amazónica, que se encuentra al noreste.

El pueblo indigéna: Los aymarás


El aymara es un lenguaje andino hablado por un millón y seiscientos mil personas, en las proximidades del lago Titicaca. Por "pueblo aymara" entendemos al conjunto de individuos que tienen como lengua materna al aymara y también a las personas y grupos que claman para sí su identificación como aymaras. No existe un subgrupo étnico exclusivo del aymara y recíprocamente el lenguaje aymara no puede ser considerado una exclusividad de ningún subgrupo étnico.
La lengua aymara está muy difundida y la hablan diversos grupos indígenas como los Qullas, Lupaqas, Qanchis, Carangas, Lucanas, Chocorvos, Chichas, y otros. Hoy, numerosos grupos aymara han adoptado la lengua quechua.Los aymara fueron conquistados por los incas en el año 1450, cuando formaban unos 80 reinos dispersos en un amplio territorio y enfrentados entre sí. A partir de 1535 los españoles conquistaron el Altiplano boliviano al mando de Diego de Almagro y ocho años después, en 1542, el virreinato del Perú incluiría ya la totalidad de su territorio.

(Más sobre la historia del pueblo aymara.)
El pueblo Aymara

El pueblo Aymara es un pueblo milenario dedicado al pastoreo y a la agricultura usando técnicas ancestrales de cultivo. Tienen una economía complementaria, ya que los que viven en el altiplano poseen abundantes rebaños y escasos cultivos, mientras que los que lo hacen en la precordillera producen bastantes verduras frutas y semillas gracias al eficaz uso del suelo, mediante las tradicionales terrazas.
Debido a estas condiciones se generan relaciones de intercambio de productos entre pastores y agricultores. Esta forma de subsistencia se basa en el principio del ayne, que se refiere a la reciprocidad entre los aymarás: la petición de ayuda en el presente, será correspondida en el futuro.

Ubicación geográfica


Los Aymarás habitan, traspasando las fronteras impuestas por las naciones, desde las orillas del lago Titicaca y la cordillera de los Andes, hasta el noreste argentino. Más precisamente, según los últimos censos de Bolivia y Chile (1992) y del Perú (1993) existen 1.237.658 aymaristas bolivianos, 296.465 aymaristas peruanos y 48.477 aymaristas chilenos. También existen varias comunidades de las provincias argentinas de Salta y Jujuy que se autoproclaman aymaristas aunque no hablen esta lengua.

En Chile el pueblo Aymara habita en dos zonas del norte, en la Región de Tarapacá y, en menor proporción, en la Región de Atacama. en la franja precordillerana y altiplánica. Actualmente existen 48.477 Aymara (censo de 1992), de los cuales sólo 2.397 residen en sus territorios originarios, ubicados en las provincias de Parinacota-Putre y General Lagos. Esto significa que se está produciendo un abandono de los territorios precordilleranos y altiplánicos de sus ancestros.

La cosmovisión Aymara

El Aymara concibe su habitat como el medio andino que dio origen y bienestar a la comunidad. Para él existe una sola realidad conformada por dos ámbitos: el medio natural y el mundo sobrenatural. La cosmovisión Aymara se formó en diferentes épocas pasadas y refleja los grandes cambios de su historia. Es una visión religiosa que sacraliza la naturaleza y legitima la posición del hombre sobre ella. Así es como hoy denominan Costumbre a los ritos religiosos basados en sus antepasados y Religión a los rituales y símbolos de origen cristiano.
La parte más antigua (costumbres) es la dirigida a los
Achachillas o Mallkus, que son los espíritus de las montañas nevadas que circundan sus pueblos, a la Pachamama, y a la serpiente Amaru, vinculada a la subsistencia por las aguas, ríos y canales de irrigación de las tierras agrícolas (3.000 a 2.000 m. de altura).

El sistema de creencias Aymara es un ciclo ritual sincrético, en el cual coexisten y se integran dos componentes: el prehispánico, o sistema de creencias indígenas, anterior a la llegada de los conquistadores, y la religiosidad posthispánica que introduce la religión católica. El culto Aymara, sin embargo, es uno solo. Es un culto anual que se desarrolla al ritmo de las estaciones.

Espacios espirituales

Estos son los tres espacios espirituales del Aymara:
El Arajpacha simboliza la luz y la vida. Es el este u Oriente es lo que está adelante porque es el origen del agua y de la vida, el sol y las lluvias nacen allá, también significa dios cultivador y hacia allá se dirige la mirada (templos y casas deben mirar hacia él).
El Akapacha es el centro, son los valles y quebradas, es lo que está cerca, o Acá, donde habita el hombre Aymara, es el espacio que queda entre el cielo y el infierno o entre la vida y la muerte.
El Manquepacha simboliza la muerte y la oscuridad. Es el oeste. Allí es donde se pierden las aguas y termina la vegetación; es el desierto y también la dirección donde van los muertos. Allá se fue Viracocha, el dios creador y cultivador de Los Andes, (el que partió hacia la Gran Cocha) el Océano Pacífico, después de haber terminado su obra de creación.


El principio del Tinku es del equilibrio y la reciprocidad entre él, la comunidad y estos espacios. (Tinku viene del verbo Tincuy; emparejar, equilibrar, adaptar). El Aymara persigue el Tinku entre el Arajpacha y el Manquepacha. El trata de vivir en armonía, buscando ser sabio en el Akapacha sin caer en los extremos.

Cosmovision Aymara.

Este culto se articula en torno a tres divinidades claves, sobre las cuales es posible construir la imagen de una mesa apoyada en sus tres patas. Una de ellas es el Mallku (espíritu de las montañas que circundan sus pueblos); la otra es la Pachamama (madre tierra, cuyo culto se realiza en la zona altiplánica) y la tercera, Amaru (la serpiente que se liga a la economía de las aguas de los ríos y canales en la zona agrícola). Estas tres divinidades simbolizan lo que se denomina Acapacha o mundo de acá...

Mallku (espíritu de las montañas que circundan sus pueblos)
Cada pueblo del altiplano tiene sus cerros a los que adjudican cualidades, tanto de protección como de castigo. Los aymaras hablan respetuosamente del Mallkus; y no sólo eso, también dialogan con él. Representa la fuente de la vida, pues por sus blancas cumbres, en épocas de deshielo, cae el agua que lentamente va regando la vida. El Mallku halla su mejor representación en el cóndor, animal majestuoso y respetado. En una fecha movible, en el mes de enero, se realiza su culto en la falda del cerro. En el lenguaje ritual, esta celebración se conoce con el nombre de Día del Compadre. En orden de importancia del culto aymara, el Mallku representa la cumbre, no sólo geográfica, sino también jerárquica.


Pachamama (madre tierra, cuyo culto se realiza en la zona altiplánica)
Más abajo, no ya en las frías cumbres sino en el altiplano propiamente tal, se enseñorea con su bondad y también con su indiferencia o castigo, según sea el caso, la Pachamama. En enero o febrero, en el corral de los animales se lleva a cabo la fiesta del Floreo de los Llamos. El puma, el lagarto o el sapo son los animales que indistintamente la simbolizan. Los motivos principales de demanda para esta divinidad se relacionan con la abundancia de la vida, agua, etc. y con la fertilidad y prosperidad del ganado.


Para entender lo que representa la pachamama, empezaremos por decir que este término está formado por dos vocablos pacha y mama. El primer término, de claro origen aymara, se suele traducir como tierra, pero su real significado es espacio y tiempo, y no uraqi ( tierra física), como suele confundirse.
Según la tradición meztiza, se asocia a pachamama con la madre tierra, e incluso con la Virgen María, pero en el contexto aymara esta "deidad" suele relacionarse con la fertilidad exhuberante, los alimentos y la protección. Pachamama sería una categoría cósmica que mantiene un vínculo de correaspondencia y reciprocidad con la sociedad aymara. "Ella" les brinda el fruto de su esfuerzo a los hombres, y ellos, a cambio le ofrecen "pagos" en libaciones en el ciclo agrícola vital, en épocas determinadas del año.


Amaru (la serpiente que se liga a la economía de las aguas de los ríos y canales en la zona agrícola)
Amaru, por su parte, tiene que ver con el agua que corre por los ríos y vertientes que hacen posible el sueño de que la semilla se transforme en hortalizas. Se relaciona con la precordillera, zona apta para la agricultura. El pez y la serpiente son los animales que lo simbolizan y su fiesta, en el mes de agosto, es la limpieza de los canales que se lleva a cabo en los campos regados.
El culto a estas tres deidades representa la más antigua celebración de los aymaras de la actualidad y en la que el jefe de familia, el más antiguo y depositario de la tradición, es el que oficia de celebrante. El centro neurálgico de esta celebración está en el culto a la fertilidad, al agua que da la vida; a Mallku como generoso dador de aguas de las montañas; a la pachamama como modelo de la generosidad, por cuya voluntad los campos pueden vestirse de verde; a Amaru, como el principio que distribuye las aguas de riego que bajan presurosas por los canales y terrazas, que el hombre andino construyó como quien pone estantes de libros en la pared. Estos tres elementos, son los que permiten que el llamo, el hombre y la mujer enciendan la llama de la vida.


Fácil es advertir que este culto tiene su expresión en la percepción del espacio de los aymaras, visto en tres niveles diferentes pero complementarios: las altas cumbres, la cordillera para el pastoreo y su agricultura de complemento y los valles y quebradas de la precordillera con su agricultura de terrazas que parecen colgadas del cielo.
La mirada de los aymaras siempre tiene como su principal objetivo el Oriente. Allí se genera la vida, en el nacimiento de las aguas. De ahí que sus casas y templos siempre están mirando respetuosamente hacia los Mallkus. El Occidente, por otro lado, indica el signo contrario. Allá van las aguas que van a morir de sed al desierto de Atacama. En esa dirección también se marchó Wiracocha, el dios creador andino, una vez que creó la vida.


Acapacha es el mundo de los aymaras que se agota en sí mismo. No existe en la concepción aymara la idea de un edén y de un paraíso final. Es un mundo en el que la presencia de estas deidades participa diariamente en el drama de la vida, drama en el sentido que importa. La vida se produce y reproduce en términos cíclicos y los especialistas religiosos de este culto son los propios aymaras.
Los aymaras del norte grande de Chile han sabido, pese a todos los embates del catolicismo y del protestantismo, actualizar cada año estas fiestas. Y es que saben que los Mallkus, la Pachamama y Amaru son vitales para su subsistencia.

Espiritus Protectores
Wiraqucha


El nombre de Wiraqucha representaría al dios andino creador y omnipotente de los Andes. Sin embargo, basta decir que wiraqucha representa el nombre de varios héroe , y que probablemente la concepción de creador se deba a un acomodamiento al dios cristiano y a sus características por los primeros evangelizadores. Si bien los cronistas del sigloXVI, influidos por la evangelización, avalan la tesis del dios Wiraqucha, único y verdadero, algunos relatos míticos que acompañan sus escritos hablan de los hijos y las esposas de Wiraqucha, lo que es contradictorio.

De Wiraqucha se puede decir que es un héroe principal, con distintos nombres Pachayachachic (sabiduría), Ticci (origen, principio, causa) y Condici, el héroe, tiene tres hijos o sirvientes Imaymana, Tocapo y Taguapica o Taguapaca. Estos héroes tienen vínculos de parentesco, y según relatos míticos cada uno ha seguido una ruta única ordenando y resolviendo conflictos. Así el Heroe Wiraqucha andino aparece desobediente, burlón y mañoso. Sin excluir su función de civilizador.

Thunupa
Algunos autores piensan que la iconografía de la puerta del sol en Tiwanaku representaría a Thunupa, héroe que aparece en el espacio semántico de Tarapaku, es decir, de oposición a Wiraqucha y su orden establecido. Este es objeto de burla y risa, es castigado y martirizado en el lago Titicaca, donde finalmente, resucita. Los autores clásicos lo resumenn como un personaje viajero, un predicador y hacedor de milagros, asimilado incluso a un santo peregrino, que habría tenido gran difusión durtante el período cultural del Tiwanaku. (Urbano 1988: Chacam ay Espinoza,1997).


Iquiqu (Equeco)
Se encuentra en tiendas y mercados del sur andino miles de pequeñas figurilla cargadas de productos y bienes En términos populares representa el deseo de bioenestar, de riqueza y fortuna. Iquiqu no es un personaje nuevo en el mundo andino, antes era un "dios" andino, sinónimo de Tawapaca, Tunupa y Wiraqucha. Se puede decir que la concepción antigua de Iquiqu era la de un "padre, un señor todopoderoso". Iquiqu fué desplazado por el cristianismo reduciéndolo a a funciones en el espacio de la dicha y la fortuna.


Los Achachilas
Los Achachilas, espíritus protectores, son seres sobrenaturales de extrema importancia que sólo son superados por la Pachamama. Son los grandes protectores de la comunidades aymaras. Habitan en las montañas y los cerros y abrigan al hombre. Basicamente existe una relación filial entre los aymaras y los achachilas, puesto que éstos son los espíritus de sus antepasados lejano , que siguen permanentemente habitando cerca de su comunidad, supervigilando a los suyos, compartiendo sus sufrimientos y dándolessus bendiciones.Los hombres les "pagan" por ésto con respeto, oraciones y ofrendas. Dentro de los Achachila existen grandes achachilas (algunos los denominan Jacha'a Achachila), representados por las grandes montañas cordilleranas como el Sajama, Illimanio. Estos serían los grandes protectores de todo el pueblo aymara

Otros Achachilas están representados por los cerros que rodean las conmunidades.Otras fuentes además confirman lo anterior señalan, que los Achachilas son los hombres que se han dejado en la tierra para ayudar a su pueblo. Se le personifica como un anciano con vestimentas aymaras con barbas blancas. También suele comentarse que cuando va a ocurrir algún problema hace soñar a la gente a fin de que esté prevenida.

Los Uywirinaka
Corresponden a esta denominación flotante cuatro tipos de deidades.
- Los cerros-uywiri, que son la expresión espiritual de las montañas sagradas, los mallkus, que tienen vida.
- El mallku no debe confundirse con el uywiri, que representa una de las posibilidades de ser de un Mallku. Los uywiri son mallkus menores, los "criadores", los espíritus que protegen el hogar y el ganado.
- Los pukaras, que no tienen su connotación arqueológica. Se trata de un lugar sagrado dedicado a la agricultura. De este espíritu depende el exito o el fracaso de la cosecha. Se confunde semánticamente entre la Pachamama y los lugares asociados a las fortalezas incaicas las cuales están generalmente sobre lomas.
- El juturi, se trata de un agujero, que se concibe como muy hondo, que llega a las profundidades del mundo de adentro. Es una especie de agujero nutricio, generador de vida, de la cual sale el ganado.

Rituales Aymaras
Debido a la religiosidad andina, cada hito en la vida aymará está lleno de libaciones, rituales y ceremonias. En al presente exposición se hará una descripción de lo que, arbitrariamente, creemos son las más difundidas.


Anata (El Carnaval)
La anata aymara (que empieza y termina un domingo), más conocida como carnaval, es una de las festividades más difundidas en la comunidad andina. Esta celebración está intimamente ligada as las chacras pues se rinde culto al padre de ella ispallanaka. La festividad es compleja hoy día, pues, se halla llena de concepciones cristianas. Pese a ello se pueden distinguir varios elementos característicos.
El primero de ellos es la personificación del carnaval en un viejo o una vieja (ño carnavalón) u otro personaje. Algunos sostienen que puede ser la personificación de un achachilla, malku o ispallanaka.


Otro aspecto característico de este carnaval es la festividad con música de tarkas (que sólo puede ser tocada en épocas de lluvias), serpentinas y challa.
Sin profundizar mucho, podemos decir que existen tres días sobresalientes en esta festividad. El lunes de carnaval está dedicado a culto de ispällanaka, martes de carnaval y días siguientes son dedicados a visitar las casas de amigos, parientes, compadres; finalmente la cacharpaya o ultimo día es la celebración de despedida del carnaval hasta el otro año.


Q'uwancha
Es una ceremonia realizada con q'uwa en las chacras y potreros de los agricultores aymaras. Los cultivos de terrenos de papa, principalmente son festejados con tarqueadas, y adornados con serpentinas y membrillos. En las chacras se hace un "pago" aymara, consistente, en una mesa dulce, libaciones de alcohol, incienso y copal.
Esta tradición tiene variaciones , de acuerdo al pueblo del que se trate, incluso tiene otros nombres de acuerdo a las localidades andinas.


Floreo o Wayñu
Metaforicamente se dice que este ritual es para celebrar el matrimoniode los animales (ganado). Esto coincide con la época de lluvias en los camélidos, y con el invierno en las ovejas.
En la ceremonia se utilizan normalmente elementos materiales y simbólicos de la cultura aymara. Concluida la ofrenda a los espíritus tutelares, se hace la siguiente recomendación al ganado. "Ahora son los que van a procrear, por ustedes es que nosotros vivimos, nunca nos van a olvidar... ahora coman y beban porque es su día" (Ochoa, 1988).


Después de esta recomendación se les arroja mixtura y se les ch'alla con vino. se le colocan flores de lana, (aretes: t'ikacha) y serpentina al ganado simbolizando su unión. Más tarde se les tiñe la cabeza y el pecho de rojo, (en algunos lugares se usan las flores de cardenal) y le cuelgan una campanillaPachamama.

No hay comentarios.: