jueves, octubre 30, 2014

 

LA RUTA DEL VINO DE CASABLANCA

 

Introducción

Dentro de la Ruta del Vino de Casablanca, se presentan los fundamentos históricos y del paisaje natural, los atractivos y servicios principales relacionados con Casablanca, Santuario de Lo Vásquez, Las Dichas, Lagunillas, Iglesia de Los Perales de Quilpué, Reserva Nacional Lago Peñuelas, Quepilcho Melosillas y San Jerónimo. También, se presenta un mapa del área para orientarse cómo acceder a esta ruta y los servicios turísticos disponibles asociados a los atractivos.

Este documento es uno de los resultados del proyecto financiado por Innova Chile de Corfo "Nuevos destinos y productos de turismo de intereses especiales para la Región de Valparaíso", validado en numerosos talleres y seminarios con empresarios y la comunidad. Es un proyecto mandatado por el Gobierno Regional de Valparaíso, en sociedad con la Asociación Regional de Municipalidades de Valparaíso, la Corporación Nacional Forestal, Región de Valparaíso y la Federación MIPYME de Valparaíso y donde actúa como oferente el Servicio Nacional de Turismo, Dirección Regional de Valparaíso. El organismo ejecutor fue el Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Cómo llegar

Es posible acceder a la Ruta del Vino de Casablanca a través de la Ruta 68, ya sea desde Santiago o también desde Valparaíso. Desde esta vía se puede internar hacia las diversas localidades con las que podrá recrear la historia ligada al vino, el período colonial y lo rural. Una de estas es accediendo por medio del enlace Tapihue, hacia el sector norte de la comuna de Casablanca. El acceso al Santuario de Lo Vázquez está bien señalizado al costado de la vía principal. Para acceder al sector de Los Perales en la comuna de Quilpué, debe tomar el desvío a Lo Orozco por la ruta F-50, al norte (enlaza con la Ruta turística del Ferrocarril Valparaíso a Santiago). Otras localidades interesantes a recorrer son Las Dichas y Lagunillas por medio de la ruta F-830, previo ingreso a la comuna de Casablanca.

Fundamentos Históricos

La producción de vinos en Chile data de los primeros tiempos de la colonia. Las fuentes indican que Juan Jufré fue uno de los primeros cultivadores de vid, (Vitis vinifera) en sus tierras de Macul. Otra familia productora fue también aquella de los Lisperguer, propietaria de viñas en Tobalaba. Los altos precios del vino traído de España y la necesidad de su consumo para muchas actividades, especialmente aquellas relacionadas con los ritos religiosos, incentivó el cultivo de las vides en América, particularmente en Perú, Chile y Argentina, en donde las condiciones climáticas eran propicias para este cultivo. Los principales centros de producción fueron las haciendas, con una alta participación de aquellas administradas por las congregaciones religiosas. Este status quo se mantuvo hasta la llegada de la Independencia, especialmente afianzado por la prohibición que imponía España a sus colonias de realizar comercio con otras naciones, con las que habitualmente se encontraba en guerra. La apertura al comercio exterior que propició el proceso de la Independencia, permitió la entrada de vinos franceses en un proceso de penetración que culminó con la plantación de las primeras cepas de ese país realizado por don Silvestre Ochagavía.

Un listado de las principales cepas existentes en Chile antes de la llegada de aquellas procedentes de Francia, indica la existencia para la mitad del siglo XIX de diez cepas: 1) uva del país, 2) uva uña de gato, 3) uva de San Francisco, 4) uva aceituna, 5) uva cristalina blanca, 6) uva Italia negra moscatel, 7) uva Italia blanca, 8) uva del Huayco, 9) uva rosada común y 10) uva rosada moscatel de Curacaví.

Desde esta época en adelante, el cultivo de viñas que utilizaban nuevas cepas se extendió por una parte importante de la zona central del país. La renovación entonces de la vitivinicultura en Chile comienza con la introducción de las cepas francesas, hecho ocurrido en la primera mitad del siglo XIX, siendo uno de los más importantes los viñedos de la Hacienda Los Perales de Quilpué, adquirido por la congregación de los Sagrados Corazones a comienzos de 1850.

De esta manera, las viñas que forman parte de la actual Ruta del Vino y que cuentan con la más alta tecnología existente para la producción y procesamiento de las vides, son la culminación de un largo proceso de cultivo de la vid en Chile, en especial en la zona central del país y en los valles de Casablanca, Marga Marga, Limache y Aconcagua.

La historia vitivinícola reciente del valle de Casablanca está ligada al enólogo Pablo Morandé que en 1982 presentó sus primeros Sauvignon Blanc y Chardonnay casablanquinos. En poco más de una década, se sumaron al valle más de 4.000 hectáreas de uvas Premium, de las principales viñas del país. Casablanca, valle de clima frío, es hoy reconocido por la calidad de sus vinos Sauvignon Blanc, Chardonnay, Pinot Noir y Syrah, cuya producción se exporta mayoritariamente al mercado mundial.

Cuenta con más de 20 sistemas de viñas tanto intensivas como orgánicas, siguiendo las normativas modernas de producción con altas tecnologías en la elaboración de sus vinos. En ellas es posible hacer recorridos turísticos de observación de la tecnología actual y degustación de vinos, tanto en las mismas viñas como en el Wine House de Casablanca y restaurantes de la ciudad.

Fundamentos del Paisaje Natural
 
 Uno de los lugares más importantes para apreciar el paisaje natural y los distintos ecosistemas que se encuentran en el antiguo valle de Acuyo, hoy de Casablanca, es la cuesta de Zapata. Desde sus miradores, es posible observar el fondo de valle, la ladera sur (umbría) y la ladera norte (solana).

El valle de Casablanca presenta en su fondo una alta fragmentación, con abundantes viñedos, los que conforman un paisaje cultural armónico y de gran colorido, de acuerdo a la estación del año en que se observe. Este valle estaba originalmente cubierto de un bosque latifoliado costero, compuesto por las especies: quillay (Quillaja saponaria), boldo (Peumus boldus), peumo (Criptocarya alba) y maitén (Maytenus boaria), entre otras, además de estepas de espinos (Acacia caven), bosque que actualmente está establecido como corredor biológico, asociado a praderas mediterráneas anuales, compuestas por avenilla (Avena fatua), ballica (Lolium multiflorum) y alfilerillo (Erodium cicutarium), que actualmente se utilizan en viñas orgánicas. La exposición de umbría (sur), posee una alta densidad de bosquematorral, compuesto fundamentalmente por litre (Litraea caustica) y la exposición de solana (norte) está compuesta por una estepa arbustiva rala de romerillo (Baccharis linearis) y vulpia (Vulpia dertonensis).

En estos ecosistemas se encuentra una diversa fauna silvestre, como conejo (Orictulagus sp) y especies de aves, como zorzal (Hylocichla minima), perdiz chilena (Nothoprocta perdicaria perdicaria), tapaculo (Ecelorchilus albicollis) y canastero (Pseudoasthenes humicola), además de degú (Octodon degu) y lagartija parda, entre varias otras.

ATRACTIVOS PRINCIPALES

Casablanca
 

Sus antecedentes datan del siglo XVI, cuando la expedición de Diego de Almagro se internó hacia la actual Casablanca tomando la ruta de los Incas que desde Quillota cruzaba Limache y Villa Alemana, penetrando por el valle del Marga Marga hacia los campos de Orozco. Al cruzar el valle de Marga Marga en dirección a Melipilla, se encuentra con el valle de "Acuyo" denominado así por los pueblos originarios del lugar. Es acá donde, por órdenes de Pedro de Valdivia, en 1540, se conceden mercedes de tierra con el fin de explotar los yacimientos de oro y plata. Dos siglos más tarde se establece la fundación de la Villa de Santa Bárbara de la Reina de Casablanca por parte de Domingo Ortiz de Rosas, el 23 de octubre de 1753. De esta manera se fue consolidando como un importante eje de conexión entre Santiago, el puerto de Valparaíso y hoy en día el puerto de San Antonio, por los cuales se realizan los principales movimientos comerciales del país.

En una esquina de su plaza de armas, otra construcción de origen colonial se levanta imponente; la Parroquia de Santa Bárbara. Construida en 1680, ha sufrido como casi todas las construcciones coloniales, constantes restauraciones y reconstrucciones a causa de los movimientos sísmicos, tan frecuentes en el país. La arquitectura colonial también se mantiene en muchas de sus construcciones, especialmente en la utilización del "adobe".

Santuario Nuestra Señora Purísima de Lo Vásquez
 
 
Su característica actual de Santuario nace al amparo de las antiguas tradiciones campesinas que hablan de imágenes religiosas encontradas en el campo a las cuales se le atribuyen condiciones milagrosas. La virgen de Lo Vásquez no escapa a este modelo y su historia nace durante los primeros tiempos de la independencia del país cuando una imagen resguardada en una casa particular comenzó a ser visitada cada vez más por los viajeros, creando una verdadera devoción a la Purísima. Sucesivas reconstrucciones y el trabajo de sacerdotes que quisieron potenciar esta devoción, hicieron que en 1854 se inaugurara la tercera capilla, fecha en la cual llegó también desde España una imagen de la Santísima Virgen, la misma que se venera en la actualidad.

La ubicación de esta antigua capilla establecida a la vera del "camino real" resalta la importancia que esta ruta tuvo durante la colonia hasta los primeros tiempos de la Independencia y durante el período republicano. Ubicado el Santuario a medio camino entre la posta de Casablanca y la parte alta de Valparaíso, llegó a ser lugar obligado de paso de viajeros y comerciantes de la época, haciendo de él un ícono de la zona.

En sus cercanías se ubican, también, diversos atractivos que refuerzan la relevancia que le otorgamos a las vías o rutas de conexión del período colonial o aún de aquellas anteriores a él, como el propio "camino del Inca". Su vinculación con el camino Lo Orozco, por el norte y con el sector de Las Dichas, por el sur, permite enfatizar lo destacable de este punto, transformándolo en un atractivo importante en la zona.

Lagunillas
 
 
El pueblo de Lagunillas representa un excelente ejemplo de arquitectura rural de origen post colonial, que ha perdurado durante la época de la república y que hoy en día se muestra como un caso excepcional de manejo del territorio rural, la "calle larga". Construido sobre la huella del "camino real" que unía durante la colonia la capital del Reino con el puerto de Valparaíso, denominado también "camino de las carretas"- para diferenciarlo del "camino de mulas" que seguía por la cuesta de Zapata - y que continuaba por la cuesta de Ibacache hasta la localidad de Melipilla. Por su parte, la documentación histórica indica además que esta ruta se habría construido sobre un tramo del "camino del Inca", que conducía desde el valle de Quillota, hasta la ciudad de Santiago, pasando por los lavaderos de oro de Marga Marga.

En el poblado es posible conocer también su antigua iglesia parroquial, convertida en la actualidad en monasterio de Monjas Contemplativas y su cementerio centenario, o participar de las actividades tradicionales de la zona.

Iglesia de Los Perales de Quilpué
 
 
La iglesia Los Perales se relaciona con las primeras producciones vitivinícolas en la zona. Tanto este recinto como el fundo mismo de esta localidad, representan un modelo de desarrollo rural que fue replicado en muchos sectores del territorio. En conjunto con esta situación, la visita a este atractivo permite recorrer también un tramo importante del "camino del Inca", precisamente aquel que vincula los valles de Quillota y Limache, asentamiento principal del Imperio Incaico en Chile Central, con el sur del país, a través de Las Dichas, Lagunillas y el llamado "camino de los polleros", conocido durante el período republicano como el "camino de los maulinos".

Desde los Perales es posible acceder también al sector de Colliguay, valle enclavado en las faldas occidentales de la cordillera de la costa y ampliamente conocido por sus manifestaciones arqueológicas, sus paisajes y travesías a través del estero Puangue hacia Curacaví y su tradición minera que se remonta hasta la propia época colonial.
Reserva Nacional Forestal Lago Peñuelas


Continuando por la ruta 68 en dirección a Valparaíso o Viña del Mar es posible visitar la Reserva Nacional Forestal Lago Peñuelas, administrada por CONAF, con su área de recreación concesionada, con una zona de pesca de pejerrey argentino y de picnic, abierta al público los fines de semana y festivos durante todo el año. En la Reserva se cuenta con tres senderos, para actividades de trekking y avistamiento de aves u otras especies de fauna silvestre.
Otros atractivos


Otros atractivos rurales de la ruta, lo constituyen el área de Quepilcho Melosillas y San Jerónimo, que destacan principalmente por su actividad agrícola y ganadera, combinada con numerosas actividades de turismo rural.

Servicios turísticos


Casablanca

Casablanca, ciudad rodeada de viñas e historia, además de su destacable gastronomía y circuitos vinculados al turismo vitivinícola, en donde se invita a conocer los procesos de producción, ha comenzado a poner en valor sus platos preparados con productos locales y cultivos orgánicos, esto sumado evidentemente a los vinos de la zona, que se tornan un ingrediente infaltable en el paladar del visitante. Ya, en el centro de la ciudad nos encontramos con una variedad de servicios entre cabañas, pensiones y restaurantes de menor envergadura pero no de menor calidad que ofrecen una alternativa a lo ya señalado. Además, se sorprenderá de la producción artesanal de derivados de la carne de cerdo.

Reserva Nacional Lago Peñuelas

Su área de recreación concesionada ofrece cabañas y camping con servicio de agua caliente; además de servicios de apoyo a la pesca recreativa.

Quepilcho y Melosillas

Áreas rurales de Casablanca, actualmente apoyadas por el programa de turismo rural del Gobierno de Chile, con oferta especializada en agroturismo y ecoturismo.
Lagunillas
Ofrece gastronomía tradicional basada en la carne de vacuno y se puede disfrutar de la oferta de las viñas cercanas.
Los Perales de Quilpué
Posee una diversidad de ofertas de alojamiento, alimentación y actividades recreativas para realizar en el sector rural y disfrutar de la antigua cultura vitivinícola del lugar. Solicite la visita al museo local que gestiona la Escuela de la localidad.

No hay comentarios.: